Por Mireya Cerrillo

Es primavera y por alguna razón está de moda “superar una ruptura amorosa”… Y si bien la aceptación es la clave, por medio del coaching podemos aplicar ciertas técnicas para adquirir habilidades que nos ayuden a comprender y superar mejor el proceso.

Es interesante mencionar que de acuerdo a un estudio realizado en 1967 por los psiquiatras Thomas Holmes y Richard Rahe llamado: “La escala de estrés de Holmes y Rahe”, en él que tras analizar diferentes acontecimientos vitales, concluyeron que el principal factor detonante de altos niveles de estrés es en primer lugar: La muerte del cónyuge, seguido por el divorcio o la separación debido a la incertidumbre que genera y que puedan sobrepasar los recursos de los que dispone un individuo. Recordemos que el coaching es justamente ser y estar conscientes de los recursos que poseemos para mejorar y crecer.

Y ya que todos hemos pasado alguna vez por esta difícil situación personal que debemos afrontar a pesar de los sentimientos y emociones negativas, es a través del coaching que podemos utilizar esta experiencia dolorosa como un proceso de adaptación y de cambio. Vale decir que es importante nombrar las cosas como son para comenzar a aceptarlas: “Esta persona ya no es mi pareja”, y a la vez, redefinirnos a nosotros mismos en nuevas rutinas y tareas que nos lleven a generar otras ilusiones, actitudes y actividades.

Si el coaching es una metodología que nos centra en lo que podemos hacer para mejorar nuestra situación actual, es importante neutralizar las cosas que nos limitan, que en el caso de una ruptura amorosa se traduce como “la retirada”, esto es: establecer cero contacto con tu ex, rodearte e personas positivas como amigos y familia para mejorar tu estado de ánimo, ya que esto te hará centrar tus intereses en prácticas diferentes que poco a poco se vuelvan más positivas.

Si bien una ruptura también supone un proceso de duelo, es decir, la capacidad de adaptación, el coaching te será útil para cambiar la perspectiva a experiencias amorosas negativas previas, creencias y valores relacionadas a las relaciones de pareja. De esta manera, estarás trabajando otra parte importante del coaching conocida como “neutralizar las cosas que nos limitan.” Conocerlas para mejorar.

El coaching es después de todo una invitación al autoconocimiento, y qué mejor momento que esa supuesta “soledad” para descubrir qué es aquello qué sí deseas en una futura relación y aceptar todo lo que no estarás dispuesto a permitir. En pocas palabras: tomar conciencia del “conflicto” y cómo manejarlo de manera más factible.

Así, trabajarás en base a objetivos medibles y realizables estableciendo “planes de acción” reales que te lleven a conseguir tu estado deseado, sin apegos y con libertad.
Es importante que a lo largo del proceso seas responsable de ti mismo y tu situación, dicho de otro modo: perdonarle y perdonarte para seguir adelante. Buscar lo que te apasiona y afrontar miedos personales que puedan bloquearte.

Se trata de confianza en ti y en tu coach para motivarte… esto representa moverte de tu situación actual, cuidarte a ti mismo para lograr vivir mejor se convertirá en tu siguiente objetivo que, a través de ejercicios del coaching te ayudarán a generar un día a día más sano y positivo, estableciendo como prioridad el salir de tu zona de confort para superarte a ti mismo, y no sólo el proceso de ruptura.

El coaching es finalmente un “acompañamiento”, el cual hará más fácil el proceso de separación para evitar sentimientos negativos de soledad” y deshacerte de emociones que te impidan avanzar.


Mireya Cerrillo es Certified International Coach y Protocol Adviser
beyourbestself.eu 

@glomir9

Puede interesarte

Pin It on Pinterest

Share This

Cuaderno de trabajo gratis para redefinir tu vida

 

 

¡Muchas gracias por tu confianza! Ahora revisa tu correo para descargar el cuaderno gratis.