Un joven viajero llegó a un pueblo del que nada sabía. Se acercó a la taberna y preguntó al dueño:
– Yo nunca he venido por aquí. ¿Cómo son los habitantes de este lugar?
El hombre le respondió con otra pregunta:
– ¿Cómo eran los habitantes de la ciudad de la que vienes?
El joven respondió:
– Egoístas y malvados, por eso estoy contento por cambiar de aires.
– Pues los habitantes de este pueblo también son así, egoístas y malvados, le respondió.
Un rato después, una joven se acercó al tabernero y le hizo la misma pregunta:
– Recién llego a este lugar. ¿Cómo son los habitantes de este pueblo?
El dueño de la taberna de nuevo le contestó con la misma pregunta:
– ¿Cómo eran los habitantes del lugar de donde vienes?
– Eran buenos, generosos, hospitalarios y trabajadores. Tenía tantos amigos que me ha costado mucho separarme de ellos.
– También los habitantes de aquí son así – respondió el hombre.
Otro hombre que había escuchado la conversación, en cuanto la chica se alejó, le dijo al tabernero:
– ¿Cómo puedes dar dos respuestas completamente diferentes a la misma pregunta?
– Mira – le respondió – Cada uno lleva su mundo en su corazón. Reflejamos lo que somos. Aquella persona que es generosa y servicial, encuentra más personas que comparten sus valores. En cambio, aquellos que son dados a la queja y a la desconfianza encuentran ese tipo de personas por todos lados.

Autor: anónimo Adaptación: Teresa Ruiz

Eres el cambio que buscas en los demás



 

Puede interesarte

Pin It on Pinterest

Share This

Cuaderno de trabajo gratis para redefinir tu vida

 

 

¡Muchas gracias por tu confianza! Ahora revisa tu correo para descargar el cuaderno gratis.