Regularmente conviene poner nuestras creencias a prueba, sobre todo aquellas que tenemos instaladas en el inconsciente y que nos repetimos como un mantra. También están las creencias socialmente aceptadas o son las “políticamente correctas” y las aceptamos sin pensar o analizarlas mucho.

“Lo más importante para mí es la familia”

Por ejemplo, para mucha gente la familia está entre las prioridades más aceptadas, pero ciertamente no todos actúan en consecuencia. “Lo más importante para mí es la familia” es una frase muy socorrida pero ¿cuántas personas dedican realmente tiempo de calidad a la familia? En muchos casos es una frase hecha, inculcada culturalmente y que necesitamos volver a definir y a situar en nuestra escala de valores. Ciertamente, el concepto de familia ha cambiado y hay personas que se sienten más unidas a sus amigos que a sus “genes”. De una manera u otra es un ejercicio sano plantearse este y otros valores y re-situarlos, si es necesario, en el lugar que de verdad sentimos que les corresponde.

valores personales habilidades

lista de valores personales


Personalmente, un ejercicio que me sirvió de salvavidas, fue analizar y definir mis valores. Era algo que tenía totalmente aparcado. La primera vez que hice una lista de ellos, la mayoría de los que apunté, hacían referencia a valores poco definidos y/o a conceptos de los que se dicen sin pensar mucho, porque están aceptados como buenos valores (de los que nos vienen a todos a la cabeza) pero que realmente no me definían con precisión. Creo que estaba tan acostumbrada a escribir curriculums para ofertas de trabajo que ya tenía asimilados valores y definiciones “para quedar bien”

Replantéate tus valores

Realizar esta lista me llevó de cabeza varios días. Y es que realmente, identificarlos y definirlos es un ejercicio de sinceridad y de conocimiento de alto de valor. En mi caso empecé por buscar listas de valores y apuntar con los que me identificaba. Después los describí con mis propias palabras. Tenía la tarea de quedarme sólo con 9. Al principio me parecían pocos y luego muchos y luego otra vez pocos. Con paciencia logré detectar mis 9 valores principales. Fue un gran paso hacía adelante, a partir de entonces tomo mis decisiones teniendo en cuenta como afecta a esta lista y siempre acierto.

Ejemplos de valores:

Libertad, amor, amistad, alegría, comodidad, diversión, confianza, conocimiento, lealtad, optimismo, vitalidad, responsabilidad, armonía, equilibrio, éxito, seguridad, solidaridad, pasión, respeto, comodidad, discreción… etc. ¿Con cuáles te identificas?

Puede interesarte

Pin It on Pinterest

Share This

Cuaderno de trabajo gratis para redefinir tu vida

 

 

¡Muchas gracias por tu confianza! Ahora revisa tu correo para descargar el cuaderno gratis.